Photos

3-tag:mercesans-1110px-slider

LOS HÁBITOS EMOCIONALES

 

Nuestros PATRONES o HÁBITOS EMOCIONALES son las “lentes” o filtros a través de las que interpretamos la realidad. Su origen suele estar en nuestras experiencias tempranas, momentos en los que buscando cubrir nuestras necesidades infantiles (pertenencia, seguridad, autonomía, auto-expresión, espontaneidad, etc.) aprendimos que a una determinada situación le correspondía una determinada respuesta. Y no siempre esas necesidades son cubiertas por nuestros adultos de referencia… 
Una mente infantil frente a unos padres ausentes o emocionalmente fríos o muy críticos puede llegar a la conclusión de que ha de trabajar de más, no dar problemas, ser bueno/a y ser perfecto/a para no decepcionar y ser aceptado y querido…

Estas asociaciones situación-respuesta se transforman en esquemas o sistemas de almacenamiento que conservan ese aprendizaje emocional específico basado en nuestra experiencia de vida y no en la realidad, y ya de adultos actúan como “atajos” a la hora de interpretar lo que nos pasa y de responder de forma automática a nuestros acontecimientos vitales.

¿Qué sucede entonces cuando esos modelos de realidad o esquemas que se generaron a edades tempranas están distorsionados, son desadaptativos o incluso autodestructivos? Pues que de adultos, repetimos una y otra vez patrones automáticos  que no llevan a ningún lado o peor… nos llevan a estar mal con nosotros mismos y con los demás.

Por suerte NO hemos nacido con todos esos hábitos emocionales. Todos ellos han sido aprendidos y “programados” en nuestra mente a base de experiencia y repetición. Y aunque cuesta detectar esos patrones ocultos, podemos tomar conciencia de qué los desencadena, cómo se manifiestan y re-programarnos con respuestas más adaptativas y funcionales.

Según la Terapia de Esquemas de Young, existen nada más y nada menos que 18 esquemas o modelos de realidad desadaptativos... 

Si te interesa saber más de ellos, ya te iré contando.







Si tomamos conciencia y nos damos la oportunidad, las personas SÍ podemos cambiar.

LA IMPORTANCIA DE MARCARNOS OBJETIVOS


Seguro que más de una vez habéis ido a comprar al supermercado sin hacer antes la lista de la compra. Si la respuesta es afirmativa, ¿cuál ha sido el resultado? Seguramente, al llegar a casa, te darás cuenta de que habrás comprado cosas que en realidad ya tenias o no te hacían falta y te habrás olvidado de otras que realmente si necesitabas. Y además de todo esto, seguro que has tardado mucho más en hacer la compra porque habrás repetido más de una vez algún pasillo o alguna sección.

Pues algo parecido nos suele ocurrir cuando vamos por la vida sin objetivos claros o bien definidos. Cuando nos dejamos llevar por la inercia del día a día, sin tener una visión de lo que realmente queremos, damos vueltas y más vueltas, repetimos errores, incorporamos cosas o personas a nuestras vidas que realmente no nos hacen ninguna falta (más bien al contrario, nos obstaculizan) y nos acabamos olvidando de aquello que realmente necesitamos. Y en el mejor de los casos, si así y todo acabamos consiguiendo aquello que nos habíamos propuesto, la inversión en tiempo y energía habrá sido mucho mayor, con su consecuente desgaste físico y emocional.

¿Cómo podemos entonces definir cuáles son nuestros objetivos? ¿Qué criterios debemos tener en cuenta? A continuación os muestro la propuesta de la mayoría de autores que han hablado sobre cuáles son las cualidades de un buen objetivo:

-específicos: cómo por ejemplo la lista del súper. No basta con proponernos comprar comida, debemos tener muy claro qué tipo de comida, de que marca, tamaño y precio. Formularnos las cinco preguntas: qué, porqué, cómo, cuándo y con quién.

-conscientes: para hacer un objetivo consciente nos ayudará ponerlo por escrito. La escritura, al ser una actividad diferida del pensamiento, nos ayuda a poder rectificar y pulir aquella visión que tenemos en nuestra mente y darle forma hasta obtener en el papel aquello que realmente buscamos.

-auto-motivador: la motivación es el combustible que nos empuja hacia el objetivo y hace que nos pongamos en marcha. Nos empuja a la acción. Para que un objetivo nos motive, es fundamental que sea propio, que no nos venga marcado por otros. Si somos nosotros quienes elegimos, mantendremos la responsabilidad de llevarlos a cabo. Cuando deseamos algo rendimos más que cuando nos lo imponen como una obligación.

-en positivo: no es lo mismo decir “no quiero perder” que “quiero ganar”. Está demostrado que aquello en lo que centramos nuestra atención, se expande. Vayamos hacia lo que queremos, en vez de huir de lo que no queremos.


Cuando tengamos claro qué es lo que deseamos y nos pongamos en marcha para conseguirlo, sin saber cómo, empezaran a pasar cosas que nos ayudaran a ver si vamos o no por el buen camino. La Sincronicidad actuará de nuestra parte.


“El mundo le abre paso al hombre que sabe a dónde se dirige”. – Ralph Waldo Emerson









CENTRO DE PSICOLOGÍA & COACHING

   Te damos la bienvenida a nuestro centro de Psicología y Coaching

En nuestro centro nos enfocamos en trabajar de forma conjunta para conocer cuáles son los patrones o "trampas vitales" que se reproducen de manera inconsciente en tu vida, personal o profesional (o ambas), y que te impiden ser feliz o estar en paz. Gran parte de la terapia se centra en reconocer esas trampas y desde el autoconocimiento, una vez hemos tomado conciencia, ayudarte a adquirir recursos para neutralizar esas limitaciones auto-impuestas y alinearte de nuevo con la persona que quieres ser. 

Creemos que el Auto-conocimiento es el punto de partida indispensable para cualquier proceso de cambio. Aprender a discriminar entre quién soy y qué es lo que se ha programado en mí mente a partir de mis experiencias y relaciones tempranas. Esta es la parte más compleja y a la vez la más liberadora.


Nuestra orientación es cognitivo-conductual y ponemos el foco en tomar conciencia de cómo nos afecta y condiciona nuestra manera de interpretar el mundo y lo que nos pasa; cómo aquello que pensamos de nosotros mismos, del mundo y de los demás, puede transformarse en emociones y comportamientos poco funcionales y que nos provocan malestar emocional. 
Somos terapeutas TREC (Terapia Racional Emotivo Conductual) certificadas por el Albert Ellis Institute de Nueva York y adaptamos el proceso terapéutico a cada persona como si fuera un traje a medida.

Trabajamos con una terapia breve, centrada en buscar soluciones y en las primeras sesiones ya se pueden notar claramente los cambios, cuando la persona se implica en su propio proceso.

Y sobre todo, creemos que no es necesario estar mal para querer obtener una mejora personal o profesional, aunque bien es cierto que la incomodidad o el malestar emocional suele ser un motivo para el cambio.

Así que, si necesitas nuevos objetivos, te ayudamos a crearte un plan de acción para conseguirlos, haciendo uso de todos tus recursos y desplegando todas tus capacidades y todas tus competencias y poniéndolas al servicio del proceso terapéutico.



Si deseas más información o quieres concertar una visita, estamos a tu disposición.