La flecha envenenada. Ahondar en el problema o buscar la solución


Muchas veces, nos empeñamos en saber el porqué de las cosas y sin darnos cuenta, dejamos de ocuparnos de ellas en el momento presente...


"Hubo una vez un hombre que fue herido por una flecha envenenada. Sus familiares y amigos le procuraron un médico, pero el hombre enfermo se negaba a ser atendido por él, diciendo que antes quería saber el nombre del hombre que lo había herido, la casta a la que pertenecía y su lugar de origen. 


Quería saber también si este hombre era alto, fuerte, tenía la tez clara u oscura y también requería saber con qué tipo de arco le había disparado, y si la cuerda del arco estaba hecha de bambú, de cáñamo o de seda. Decía que quería saber si la pluma de la flecha provenía de un halcón, de un buitre o de un pavo real... 

Y preguntándose si el arco que había sido usado para dispararla era un arco común, uno curvo o uno de adelfa y todo tipo de información similar, el hombre murió desangrado a causa de su herida".


Algunas veces, buscamos incesantemente los motivos de nuestros miedos, a tal o cual cosa o situación, queremos saber porqué tenemos tendencia a ciertos patrones de conducta, etc.
Y aunque es cierto que puede ser aclaratorio para nosotros profundizar en estas cuestiones, no debemos dejar de lado empezar a orientarnos hacia la solución, emocional o práctica, de la cuestión que nos perturba.

En las sesiones de psicoterapia tenemos presente cuál es el problema, pero nos orientamos hacia la solución, puesto que en ocasiones, es justamente poner el foco en la situación conflictiva lo que nos bloquea y nos impide avanzar para dejar de perturbarnos.

Cuando hay un incendio, primero hay que apagarlo y después buscar las causas. 

Analizamos conjuntamente 3 aspectos:

1. Cuál es la situación origen
2. Inspeccionamos qué emociones sentimos
3. Indagamos en nuestros pensamientos y creencias irracionales sobre esa situación a través de nuestro diálogo interior, es decir, viendo cómo la interpretamos y/o evaluamos.

A partir de este proceso, aprendemos nuevas formas de pensar, más racionales y más saludables que nos ayuden a manejarnos de una manera más funcional, consiguiendo con todo ello un cambio filosófico profundo que nos ayudará a relacionarnos con nuestro entorno en el presente y en el futuro de una forma más tranquila y serena.



¿Te animas? ;-)



 


Mercè Sans
Psic. Col·legiada 15.947
Telf 658 42 01 90 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.